World Economic Forum: Informe de Riesgos Globales 2022


A medida que comienza el 2022, el COVID-19 y sus consecuencias económicas y sociales continúan representando una amenaza crítica para el mundo. La desigualdad de vacunas y la recuperación económica desigual resultante corren el riesgo de agravar las fracturas sociales y las tensiones geopolíticas. En los 52 países más pobres, hogar del 20% de la población mundial, solo el 6% de la población había sido vacunada. Para el 2024, las economías en desarrollo (excluida China) habrán caído un 5,5 % por debajo del crecimiento del PBI previsto antes de la pandemia, mientras que las economías avanzadas lo habrán superado en un 0,9 %, lo que ampliará la brecha mundial de ingresos.


La divergencia global resultante creará tensiones, dentro y fuera de las fronteras, que corren el riesgo de empeorar los impactos en cascada de la pandemia y complicar la coordinación necesaria para abordar desafíos comunes, incluido el fortalecimiento de la acción climática, la mejora de la seguridad digital, la restauración de los medios de vida y la cohesión social y la gestión de la competencia en el espacio.


El Informe de riesgos globales 2022 presenta los resultados de la última Encuesta de percepción de riesgos globales (GRPS), seguida de un análisis de los riesgos clave que emanan de las tensiones económicas, sociales, ambientales y tecnológicas actuales. El informe concluye con reflexiones sobre la mejora de la resiliencia, extraídas de las lecciones de los últimos dos años de la pandemia de COVID-19. Los hallazgos clave de la encuesta y el análisis se resumen a continuación.


Las percepciones de los riesgos globales resaltan las preocupaciones sociales y ambientales

Cuando se les pidió que revisaran los últimos dos años, los encuestados de la GRPS perciben los riesgos sociales, en forma de "erosión de la cohesión social", "crisis de medios de vida" y "deterioro de la salud mental", como los que más han empeorado desde la pandemia. comenzó. Solo el 16 % de los encuestados se siente positivo y optimista sobre las perspectivas del mundo, y solo el 11 % cree que la recuperación global se acelerará. En cambio, la mayoría de los encuestados espera que los próximos tres años se caractericen por una volatilidad constante y múltiples sorpresas o trayectorias fracturadas que separarán a los ganadores y perdedores relativos.


Durante los próximos cinco años, los encuestados nuevamente señalan los riesgos sociales y ambientales como los más preocupantes. Sin embargo, en un horizonte de 10 años, la salud del planeta domina las preocupaciones: los riesgos ambientales se perciben como las cinco amenazas a largo plazo más críticas para el mundo, así como las más potencialmente dañinas para las personas y el planeta, con "acción climática". fracaso”, “clima extremo” y “pérdida de biodiversidad” clasificándose como los tres riesgos más graves. Los encuestados también señalaron las "crisis de la deuda" y las "confrontaciones geoeconómicas" como algunos de los riesgos más graves en los próximos 10 años.


Los riesgos tecnológicos, como la "desigualdad digital" y la "falla de ciberseguridad", son otras amenazas críticas a corto y mediano plazo para el mundo según los encuestados de GRPS, pero estos retroceden en las clasificaciones hacia el largo plazo y ninguno aparece entre los más importantes. potencialmente grave, lo que indica un posible punto ciego en las percepciones de riesgo.


La GRPS 2021-2022 incluyó una pregunta sobre los esfuerzos internacionales de mitigación de riesgos. “Inteligencia artificial”, “explotación espacial”, “ataques cibernéticos transfronterizos e información errónea” y “migración y refugiados” son las áreas en las que la mayoría de los encuestados cree que el estado actual de los esfuerzos de mitigación de riesgos no está a la altura del desafío, es decir, los esfuerzos son “ no iniciado” o en “desarrollo temprano”. Mientras tanto, para la “facilitación del comercio”, el “crimen internacional” y las “armas de destrucción masiva”, una gran mayoría percibió que los esfuerzos de mitigación de riesgos estaban “establecidos” o “efectivos”.


Una recuperación económica divergente amenaza la colaboración en los desafíos globales

Los desafíos económicos derivados de la pandemia persisten. Las perspectivas siguen siendo débiles: Se esperaba que la economía mundial fuera un 2,3 % más pequeña para 2024 de lo que hubiera sido sin la pandemia. El aumento de los precios de las materias primas, la inflación y la deuda son riesgos emergentes. Además, con otro aumento en los casos de COVID-19 hacia fines de 2021, la pandemia continúa sofocando la capacidad de los países para facilitar una recuperación sostenida.


Las consecuencias económicas de la pandemia se están agravando con los desequilibrios del mercado laboral, el proteccionismo y la ampliación de las brechas digitales, educativas y de habilidades que corren el riesgo de dividir el mundo en trayectorias divergentes. En algunos países, la rápida implementación de vacunas, las transformaciones digitales exitosas y las nuevas oportunidades de crecimiento podrían significar un regreso a las tendencias previas a la pandemia en el corto plazo y la posibilidad de una perspectiva más resistente en un horizonte más largo. Sin embargo, muchos otros países se verán frenados por las bajas tasas de vacunación, el continuo estrés agudo en los sistemas de salud, las brechas digitales y los mercados laborales estancados. Estas divergencias complicarán la colaboración internacional necesaria para abordar los impactos cada vez mayores del cambio climático, gestionar los flujos migratorios y combatir los riesgos cibernéticos peligrosos.


Las presiones internas a corto plazo dificultarán que los gobiernos se concentren en las prioridades a largo plazo y limitarán el capital político asignado a las preocupaciones globales. La “erosión de la cohesión social” es una de las principales amenazas a corto plazo en 31 países, incluidos Argentina, Francia, Alemania, México y Sudáfrica del G20. Ahora se espera que las disparidades que ya eran un desafío para las sociedades se amplíen (se prevé que 51 millones de personas más vivirán en la pobreza extrema en comparación con la tendencia previa a la pandemia) a riesgo de aumentar la polarización y el resentimiento dentro de las sociedades. Al mismo tiempo, las presiones internas ponen en riesgo posturas de interés nacional más fuertes y fracturas cada vez mayores en la economía global que se producirán a expensas de la ayuda y la cooperación extranjeras.


Una transición climática desordenada exacerbará las desigualdades

Los encuestados del GRPS clasifican el "fracaso de la acción climática" como la principal amenaza a largo plazo para el mundo y el riesgo con los impactos potencialmente más graves durante la próxima década. El cambio climático ya se está manifestando rápidamente en forma de sequías, incendios, inundaciones, escasez de recursos y pérdida de especies, entre otros impactos. En 2020, varias ciudades de todo el mundo experimentaron temperaturas extremas que no se habían visto en años, como un máximo histórico de 42,7 °C en Madrid y un mínimo de 72 años de −19 °C en Dallas, y regiones como el Círculo Polar Ártico han tenido un promedio de verano temperaturas 10°C más altas que en años anteriores. Los gobiernos, las empresas y las sociedades se enfrentan a una presión cada vez mayor para frustrar las peores consecuencias.


Dadas las complejidades del cambio tecnológico, económico y social a esta escala, y la naturaleza insuficiente de los compromisos actuales, es probable que cualquier transición que logre el objetivo de cero emisiones netas para 2050 sea desordenada. Si bien los bloqueos de COVID-19 vieron una caída global en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), pronto se reanudaron las trayectorias ascendentes: la tasa de emisión de GEI aumentó más rápido en 2020 que el promedio durante la última década. Los países que continúan por el camino de la dependencia de los sectores intensivos en carbono corren el riesgo de perder la ventaja competitiva a través de un mayor costo del carbono, menor resiliencia, incapacidad para mantenerse al día con la innovación tecnológica y un apalancamiento limitado en los acuerdos comerciales. Sin embargo, alejarse de las industrias intensivas en carbono, que actualmente emplean a millones de trabajadores, desencadenará volatilidad económica, profundizar el desempleo y aumentar las tensiones sociales y geopolíticas. La adopción de políticas ambientales apresuradas también podría tener consecuencias no deseadas para la naturaleza: aún existen muchos riesgos desconocidos derivados del despliegue de tecnologías biotécnicas y de geoingeniería no probadas. Y los mercados verdes mal regulados podrían crear monopolios, mientras que la falta de apoyo público para las transiciones en el uso de la tierra o los nuevos esquemas de precios podrían crear complicaciones políticas que retrasarían aún más la acción. Una transición que no tenga en cuenta las implicaciones sociales exacerbará las desigualdades dentro y entre países, aumentando las fricciones geopolíticas. Y los mercados verdes mal regulados podrían crear monopolios, mientras que la falta de apoyo público para las transiciones en el uso de la tierra o los nuevos esquemas de precios podrían crear complicaciones políticas que retrasarían aún más la acción. Una transición que no tenga en cuenta las implicaciones sociales exacerbará las desigualdades dentro y entre países, aumentando las fricciones geopolíticas. Y los mercados verdes mal regulados podrían crear monopolios, mientras que la falta de apoyo público para las transiciones en el uso de la tierra o los nuevos esquemas de precios podrían crear complicaciones políticas que retrasarían aún más la acción. Una transición que no tenga en cuenta las implicaciones sociales exacerbará las desigualdades dentro y entre países, aumentando las fricciones geopolíticas.


La creciente dependencia digital intensificará las ciberamenazas

La creciente dependencia de los sistemas digitales, intensificada por el COVID-19, ha alterado las sociedades. En los últimos 18 meses, las industrias han experimentado una rápida digitalización, los trabajadores se han pasado al trabajo remoto siempre que ha sido posible y han proliferado las plataformas y los dispositivos que facilitan este cambio. Al mismo tiempo, las amenazas a la ciberseguridad están creciendo (en 2020, los ataques de malware y ransomware aumentaron un 358 % y un 435 % respectivamente) y están superando la capacidad de las sociedades para prevenirlos o responder a ellos de manera efectiva. Las barreras de entrada más bajas para los actores de ciberamenazas, los métodos de ataque más agresivos, la escasez de profesionales de ciberseguridad y los mecanismos de gobernanza fragmentados están agravando el riesgo.


Los ataques a sistemas grandes y estratégicos tendrán consecuencias físicas en cascada en todas las sociedades, mientras que la prevención inevitablemente implicará costos más altos. Los riesgos intangibles, como la desinformación, el fraude y la falta de seguridad digital, también afectarán la confianza pública en los sistemas digitales. Las amenazas cibernéticas mayores también corren el riesgo de separar a los estados si los gobiernos continúan siguiendo caminos unilaterales para controlar los riesgos. A medida que los ataques se vuelvan más severos y tengan un impacto amplio, las tensiones ya agudas entre los gobiernos afectados por el delito cibernético y los gobiernos cómplices en su comisión aumentarán a medida que la seguridad cibernética se convierta en otra cuña para la divergencia, en lugar de la cooperación, entre los estados-nación.


Las barreras a la movilidad aumentan el riesgo de inseguridad mundial

La creciente inseguridad resultante de las dificultades económicas, la intensificación de los impactos del cambio climático y la inestabilidad política ya están obligando a millones de personas a abandonar sus hogares en busca de un futuro mejor en el extranjero. La “migración involuntaria” es una de las principales preocupaciones a largo plazo para los encuestados de GRPS, mientras que el 60 % de ellos considera que la “migración y los refugiados” es un área en la que los esfuerzos internacionales de mitigación “no han comenzado” o se encuentran en un “desarrollo temprano”. En 2020, hubo más de 34 millones de personas desplazadas en el extranjero en todo el mundo solo por conflictos, un máximo histórico. Sin embargo, en muchos países, los efectos persistentes de la pandemia, el aumento del proteccionismo económico y la nueva dinámica del mercado laboral están dando como resultado mayores barreras de entrada para los migrantes que podrían buscar oportunidades o refugio.


Estas mayores barreras a la migración y su efecto indirecto sobre las remesas, un salvavidas crítico para algunos países en desarrollo, corren el riesgo de impedir un camino potencial para restaurar los medios de vida, mantener la estabilidad política y cerrar las brechas laborales y de ingresos. En el momento de escribir este artículo, Estados Unidos enfrentaba más de 11 millones de puestos de trabajo vacantes en general y la Unión Europea tenía un déficit de 400 000 conductores solo en la industria del transporte por carretera. En los casos más extremos, las crisis humanitarias se agravarán ya que los grupos vulnerables no tendrán más remedio que emprender viajes más peligrosos. En 2021, 4.800 migrantes, entre familias y niños, fallecieron o desaparecieron durante el viaje. Las presiones migratorias también exacerbarán las tensiones internacionales, ya que se utiliza cada vez más como instrumento geopolítico.


Las oportunidades en el espacio podrían verse limitadas por fricciones

Si bien los humanos han estado explorando el espacio durante décadas, los últimos años han sido testigos de una mayor actividad, no solo creando nuevas oportunidades, sino también señalando un reino emergente de riesgo, particularmente con la creciente militarización y armamento en la arena. Los nuevos participantes en el mercado de satélites comerciales están interrumpiendo la influencia tradicional de los titulares sobre los bienes comunes del espacio mundial en la prestación de servicios por satélite, en particular las comunicaciones relacionadas con Internet. Un mayor número y variedad de actores que operan en el espacio podría generar fricciones si la exploración y explotación del espacio no se gestiona de manera responsable. Con una gobernanza global limitada y obsoleta para regular el espacio junto con políticas divergentes a nivel nacional, los riesgos se están intensificando.


Una consecuencia de la actividad espacial acelerada es un mayor riesgo de colisiones, lo que podría provocar una proliferación de desechos espaciales e impactar en las órbitas que albergan infraestructura para sistemas clave en la Tierra, dañar equipos espaciales valiosos o provocar tensiones internacionales. Las herramientas de gobernanza limitadas aumentan la probabilidad de que la actividad espacial aumente las tensiones geopolíticas, y las recientes pruebas de armas en el espacio subrayan tales riesgos. El aumento de la actividad espacial también podría generar impactos ambientales desconocidos o aumentar los costos de los bienes públicos, como el monitoreo del clima o la vigilancia del cambio climático.


El segundo año de la pandemia arroja información sobre la resiliencia

En 2021, los países implementaron nuevos mecanismos para responder a una crisis de salud pública con características cambiantes, lo que condujo tanto a éxitos como a fracasos. Dos factores interrelacionados fueron fundamentales para la gestión eficaz de la pandemia: primero, la disposición de los gobiernos para ajustar y modificar las estrategias de respuesta según las circunstancias cambiantes; y segundo, su capacidad para mantener la confianza de la sociedad a través de decisiones basadas en principios y una comunicación eficaz.


Reflexionar sobre los distintos objetivos de resiliencia de los gobiernos, las empresas y las comunidades ayudará a garantizar que las agendas estén alineadas para lograr un enfoque de toda la sociedad para abordar los riesgos críticos de cualquier naturaleza. Para los gobiernos, el equilibrio de costos, la regulación para la resiliencia y el ajuste de los acuerdos de intercambio de datos para garantizar una gestión de crisis más precisa son clave para impulsar una interacción más sólida entre los sectores público y privado. Las empresas, al reconocer que una mejor preparación a nivel nacional es fundamental para planificar, invertir y ejecutar sus estrategias, pueden aprovechar las oportunidades en áreas como las cadenas de suministro, los códigos de conducta dentro de su industria y la inclusión de una dimensión de resiliencia en las ofertas de beneficios para la fuerza laboral.


Las comunidades pueden ayudar a los gobiernos locales a unirse a los esfuerzos nacionales, mejorar la comunicación y apoyar los esfuerzos de resiliencia de base. A nivel organizacional, estrategias como basar los análisis de resiliencia en resultados clave de entrega, apreciar las vulnerabilidades sistémicas y adoptar una diversidad de enfoques también pueden ayudar a los líderes a desarrollar una mejor resiliencia.


Puede descargar el informe completo en: https://www.weforum.org/reports/global-risks-report-2022/in-full


Fuente: World Economic Forum




0 vistas